deseo cumplido.

siempre lo había deseado, siempre me había parecido una maravillosidad, excelente, increíble.
Aún así nunca intenté hacerlo...no sé si porque muy dentro sabía que era imposible que se de, o si porque almaceno deseos varios muchos entremezclados, sin llegar nunca a una, debida?, categorización donde exponer un orden científico y un número preestablecido de permitidos intentos.

Lo cierto es que hoy lo logré y sin siquiera haberlo deseado. (tanto eso que escuchamos “cuando menos lo esperás, llega”)

Me encontraba plácidamente durmiendo, cuando de repente escuché un ruido importante. Algo así como un elefante andino cayendo por el aire desde un 3er piso. Y punto. Nada más que ese fuerte golpe en seco.

Este acto fue lo que desencadenó mi deseo, porque ante tal golpiza, mi ojo, y sólo mi ojo izquierdo, se abrió.
Levanté únicamente las pestañas izquierdas, mientras el lado derecho permaneció perfectamente cerrado. O sea, no es que entreabrí mi párpado.
El entero, el 100% de mi glóbulo recibía aire fresco con total normalidad. Súper.

Así como sólo en las películas animadas, así como sólo en historietas, en la ficción, así sucedió. Y puedo decir que fue una de las mejores sensaciones que pasé.
Incluso porque obviamente el fin de abrir el ojo era porque escuché algo y me encontré con el horrible sentimiento de sorpresaluegomiedo, pero cuando noté la ocurrencia, esos cero coma cuatro segundos de locura desaparecieron, dejando espacio para el descubrimiento.

No sé si por arte de lagañas mágicas o si porque ya era tiempo de formalizar alguno de esos raros deseos varios, hoy puedo nombrar a mi despertar, como uno de los más felices.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaaj re deberias categorizar los deseos varios incumplidos! pero tacha este de la lista y con el elefante andino
besooo flowrence
lu

flow dijo...

quizá fue con inconciente que te cacheteó para que al fin despiertes feliz. quizá...
en mi caso me hubiera dado media vuelta y hubiera seguido durmiendo pero ya tapada hasta el flequillo.
besos!

Anónimo dijo...

ajajaj que bueno entonces que hayas despertado feliz.
encima es loco como una razon así de pequeña, para uno puede ser hiper copada y alegrarle el dia!
beso capaa
lauch

flow. dijo...

flow, en este caso era terminantemente obligatorio despertarme, pero también cumplo la del flequillo, la cumploo
beso!!

hooola laauuucchhitaa, veámonos así me alegrás el día tuuu

El alter ego de Mabel dijo...

lo que yo quiero saber es qué era ese ruido, porque si no no me voy a poder dormir tranquila

flow. dijo...

jaja se había caído la estantería del cuarto de al lado...malísimo, cero turismo aventura. Me quedo con la idea del elefante andino!

Pablo Endler dijo...

Reconozco ese sentimiento, aunque en mi caso muchas veces se ve arruinado por:

a) bocinas de la avenida debido al alto congestionamiento (a causa de ansiosos automovilistas atacados por la reciente apertura de la barrera).

b) un caminioneta que tiene un megáfono que todo el tiempo anda gritando: "compro heladeras, hornos, muebles, estufas, a tu vieja...".

Cuestiones de la metrópolis asumo.

El alter ego de Mabel dijo...

Entiendo. A alguien se le movió la estantería. A mí me pasa mucho cuando veo a ciertas alguienes (?).